Actividades en un centro de día

Para algunas personas ancianas o enfermas, un centro de día puede resultar un espacio idóneo donde disfrutar, aprender y mejorar tanto mental como físicamente. Las actividades en un centro de día son muy variadas, y siempre deben adaptarse a las necesidades de los asistentes. Es importante que los centros de día tengan un nutrido grupo de profesionales de diferentes sectores... todos enfocados a la mejora de la calidad de vida de los pacientes.

Estos pueden encontrar personal médico cualificado en los centros, de manera que sean atendidos en cualquier momento si lo precisan. Así como los servicios de los centros incorporan médicos, también suelen incorporan auxiliares de enfermería, especialistas en cuidados geriátricos, podólogos y otros profesionales que no están relacionados con la salud, pero que también son importantes para el buen estado de las personas mayores, como puede ser el caso de peluqueros. Para muchos hombres y mujeres de edad, es relevante sentirse bien frente el propio espejo, con los peinados adecuados o la ropa que mejor sienta.

En los centros de día hay asistentes y trabajadores sociales que se ocupan de realizar toda clase de actividades, dirigidas a la mejora de las facultades mentales o físicas. Hay terapia que tiene por objetivo evitar la aparición de determinadas enfermedad, y otra terapia se propone para mitigar el efecto de problemas de salud ya existentes. Los fisioterapeutas son de especial importancia en este tipo de centros, pues son frecuentes las lesiones musculares u óseas que pueden padecer las personas mayores.

Las actividades en un centro de día se realizan en función de los asistentes. De este modo, también hay eventos y actividades en las cuales el protagonista puede ser el baile de salón o la música. En los mejores centros de día, no hay límite para el aprendizaje y mejora de las condiciones de salud de los asistentes.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE